Cuidados Básicos « Entrenamiento « Los perros que muerden todo lo que encuentran.
Visita También:

Temas relacionados:
» El Entrenamiento
» Utiliza una jaula
» Que venga cuando lo llames
» Enséñalo a ir al baño
» ¿Que hago si se come sus heces?
» ¿Es bueno premiarlo con comida?
» Los castigos más adecuados
» Cómo ganarte su respeto

Libros Sugeridos:
 

 

¿Qué hacer si tu perro mastica los muebles?

De todas las verdades de este mundo, una de las más fáciles de comprobar es que un cachorro necesita morder algo. Pero este comportamiento no es exclusivo de los cachorros, pues los perros de cualquer edad, raza, talla y sexo necesitan satisfacer esa necesidad de masticar. Lo malo es que, si no se educa correctamente al perro, es muy probable que mastique muebles y objetos personales. No importa si son tus tennis favoritos, que te regaló tu abuela la navidad pasada, o el osito de peluche que te regaló tu pareja cuando cumplieron un año más juntos. Si tu perro tiende a masticar cosas, deberás aceptar el hecho de que lo seguirá haciendo por el resto de su vida, a menos que lo eduques correctamente. Y ninguna de estas opciones será fácil.

El hada de los dientes

Llega una etapa en la que los cachorros mastican absolutamnete todo sin cesar, incluso tus manos o tus pies. Los bebés pasan también por una etapa de "masticación", en la cual se meten a la boca todos los objetos que encuentran, y comienzan a masticarlo. La razón es que sus dientes están brotando. Los cachorros pasan exactamente por esta misma etapa. Los cachorros comienzan a mudar los dientes alrededor de los 3 o 4 meses de edad, y dado que el brote de los dientes permanentes les provoca comezón en las encías, al morder cosas el cachorro busca aliviar esa comezón.

Las carnazas y los juguetes duros son solamente parte de la solución. Para aliviar esas encías, te recomendamos humedecer una toalla o trapo y se lo des a tu cachorro como juguete. Otra opción ideal son los huesos de hilo, que al mismo tiempo funcionan como una especie de hilo dental, ya que remueven los restos de comida de entre los dientes cada vez que el perro lo mastica. El cachorro disfrutará de el masaje que este tipo de juguetes le da en las encías, y a la vez, puede ser bastante entretenido.

Los peligros de este hábito

Es perfectamente normal que los cachorros quieran explorar sus alrededores. Las dos manera principales por las cuales los cachorros conocen el mundo que los rodea es a través de oler y probar las cosas, lo cual constituye un peligro latente para la salud de tu perro, pues algunas veces los que llegan a masticar o tragar puede poner en riesgo su vida. Te recomendamos que dejes fuera de su alcance todos los objetos que creas que tu cachorro puede morder.

Uno de los peligros más comunes son los cables eléctricos. Si observas, prácticamente en toda tu casa hay cables eléctricos; la televisión, la computadora, el refrigerador, la grabadora,... en fin. Si tu cachorro llegara a morder uno de estos cables, puede ser que desgaste el plástico aislante y llegue al centro del cableado, y corre el riesgo de electrocutarse y morir. Algunos cachorros no muerden el cable, sino que lo jalan, y ahi se corre el peligro de que un horno de microondas, una licuadora, o una pesada lámpara caiga sobre el cachorro, llegando a lastimarlo seriamente.

Existen varias soluciones para evitar que tu perro mastique los cables eléctricos. La más sencilla es, por supuesto, alejar de su alcance todos los cables que pueda morder, o bien, taparlos de manera adecuada. Otra muy práctica es cubrir los cables con una sustancia amarga-repelente cuyo sabor no les gusta a los perros. Algunas personas prefieren que todo el cableado eléctrico sea colocado dentro de una especie de manguera o "gusano" aislante, para cubrirlos correctamente.

Mantenlo ocupado

Probablemente la mejor estrategia para limitar o controlar la masticación "excesiva" de tu perro sea distraerlo con otras actividades. El aburrimiento conduce al desastre. Un compañero de juegos o bien una sesión de juego exhaustiva puede funcionar de manera adecuada. Por supuesto, ten a la mano juguetes especiales para que los pueda morder, con el fin de evitar que muerda otros objetos de la casa.

Si aún no has tenido éxito, tendrás que recurrir a la artillería pesada: un profesional. Dependiendo del problema, podrás solicitra ayuda a tu médico veterinario, a un entrenador profesional o incluso a un etólogo (especialista en comportamiento) para que te ayuden a resolver tu problema. Si mantienes a tu perro distraído en actividades no destructivas, como el juego o el ejercicio, lo más probable es que el único ruido al masticar que escuches, sea el de tu perro devorando su comida.

¿Y si me muerde a mi?

Los cachorros suelen morder todo, y de hecho eso es esencial para mantener unos dientes sanos y fuertes. El hehco de que un cachorro pueda llegar a morderte mediante un simple juego, puede ser muy serio, especialmente para los niños. El cachorro va aprendiendo que sus mandíbulas pueden causar daño, y poco a poco va moderando su fuerza para no encajarte los dientes.

El hecho de inhibir en un cachorro este comportamiento natural de morder, podría hacer que el mismo cachorro no aprendiera a controlar su fuerza en las mandíbulas. Como consecuencia de esto, al llegar a la edad adulta, una mordida de juego podría causar un accidente terrible. Las mordidas de juego del cachorro deben ser controladas de manera progresiva, y durante este aprendizaje el cachorro entenderá hasta dónde puede llegar.

No es necesario herir, asustar o castigar al cachorro para enseñarle a controlar su mordida. Un simple "¡Ay!" es suficiente. Si tu cachorro reconoce tu "quejido" y desiste, prémialo y sigue jugando con él. Si ignora por completo tu quejido, repítelo de inmediato, pero más fuerte: "¡AY!! . Levántate y sal del cuarto. Regresa después de dos o tres minutos, llámalo y reanuda el juego.

Una vez que las mordidas de tu perro ya no causen daño, sigue fingiendo como si te doliera. La finalidad de esto es hacerle pensar a tu cachorro: "los humanos son super-sensibles, tendré que ser más cuidadoso". No permitas que muerda tu ropa. Si permites que muerda tu pantalón, por ejemplo, no sentirás la presión con la que está mordiendo, y podrías provocar que mordiera más y más fuerte cada vez, con el riesgo de que llegue a morder tu pierna.

 
¿Sabías que...
... la temperatura normal de un perro es de 37°C a 39°C y depende de la edad, la talla y el estado fisiológico en el que se encuentre?







Dile a un amigo que nos visite



¿De qué raza es Scooby Doo?
página principal Regresar a la Página Principal
ir al inicio Regresar al Inicio de Esta Página