Cuidados Básicos « Entrenamiento « ¿Cómo lograr que tu perro acepte a tu bebé?
Visita También:

Temas relacionados:
» El Entrenamiento
» Utiliza una jaula
» Que venga cuando lo llames
» Enséñalo a ir al baño
» ¿Que hago si se come sus heces?
» ¿Es bueno premiarlo con comida?
» Los castigos más adecuados
» Cómo ganarte su respeto

Libros Sugeridos:
 

 

¿Qué hacer para que tu perro acepte a tu bebé?

Traducido por: Sra. Carolina Delgadillo Novelo.   [CÓMO CONTACTARLA]

Habrá que enseñarle a cada uno a respetar su espacio...

Para muchos de nosotros, nuestros perros fueron nuestros "primeros niños," pues han disfrutado una vida llena de atención, ejercicio y compañía. Pero también, para muchos de nosotros, son los perros quienes finalmente tienen que ceder el trono y dejar este espacio para el nuevo bebé. Aunque la facilidad y la seguridad con la que el perro recibirá al nuevo miembro de la familia pueden variar, existen algunas medidas que pueden ayudarnos a todos con esta importante transición. Antes de la llegada del bebé, será muy útil hacer un estudio de la que será su habitación. Si al perro se le impedirá la entrada a la recámara por medio de una barrera, practica dejarlo fuera de la habitación en distintos horarios, en especial cuando uno de los padres esté en el interior; sin embargo, ocasionalmente permítele la entrada para que pueda olfatear.

Toma en cuenta el nuevo horario al que se someterá y trata de aclimatarlo antes de que nazca el bebé. No olvides considerar que es posible que su rutina de ejercicio cambie temporalmente, por ejemplo, el pasar tiempo en el patio de la casa en lugar de los paseos con correa, así como otras restricciones físicas dentro de la casa, como por ejemplo, el corral de bebé. Una vez que el bebé nazca y se encuentre aún en el hospital, lleva a casa artículos impregnados con su olor como pañales, cobertores o ropa. Los casetes y videos con el llanto y ruidos de bebés serán igualmente útiles.

Un Gran compañerismo

El perro promedio mostrará un poco de interés y poca agitación. Si tu perro parece particularmente alterado por estos estímulos, pregúntale al veterinario para conocer más aspectos relacionados con la seguridad. Cuando el bebé llegue a casa, anticípate a la llegada y ponle a tu perro su correa para dar la bienvenida a la madre y al bebé afuera de la casa, ya que es ahí donde la mayoría de los perros se muestran menos intensos con el saludo o la ansiedad. Un adulto puede sostener al bebé mientras que la madre y el perro se saludan. Puedes permitir que huela los pies y las manos del bebé. Una vez que la agitación ha disminuido y su curiosidad está satisfecha, el perro promedio lo ignorará. Sin embargo, para estar seguros, ni el más complaciente de los perros deberá dejarse solo con el niño, sin importar si éste se encuentra dormido o despierto, en su sillita o en el piso.

Aunque la mayoría de los “padres de mascotas” tiendan a tratar a sus perros como si fueran otro miembro más de la familia, cuando se trata de llevar un nuevo bebé a la casa, es importante saber que los perros y los niños no se mezclan bien.

Por un lado, la mayoría de los perros están acostumbrados a ser el" bebé" de la familia y puede resultarles difícil renunciar a esta posición. Además, ciertos perros con tendencias agresivas pueden significar una verdadera amenaza para los recién nacidos que se encuentran en casa. Si tu perro tiene antecedentes de haber querido atacar a gatos u otros animales, puede ser un peligro para tu bebé. Si éste es el caso, no debes permitir que permanezca en la casa. Y recuerda, no existe un perro completamente a prueba de niños, ni el perro con una ganada fama de ser amigable, ni un tranquilo Retriever. 

Una vez que sepas que habrá un nuevo bebé en la casa, empieza a preparar a tu perro para este importante acontecimiento. Es indispensable que reciba un curso de obediencia antes de la llegada del bebé. Con el curso de obediencia, tu perro aprenderá a aceptar que tú (y cualquier otro miembro adulto de la familia) es el líder del grupo. Sin un liderazgo bien establecido, dará por hecho que él es el miembro más importante e intentará imponerse sobre ti y sobre tus niños. Esto podría ocasionar resultados desastrosos, sobre todo si está presente un recién nacido.

Mientras esperas la llegada del bebé: 

  • Asegúrate de que tu perro se encuentra saludable, libre de gusanos y otros parásitos, así como al corriente con sus vacunas.
  • Llévalo a un curso de obediencia, si todavía no ha asistido a alguno. La orden más importante para el perro es la de "abajo-quieto".
  • Practica esta orden durante 30 minutos en la habitación del bebé durante un par de meses antes de su llegada.
  • Si tu perro es demasiado dependiente, intenta conformar su independencia a través de la obediencia. Los perros demasiado dependientes tenderán a mostrar rivalidad y causarán problemas a la llegada del bebé.
  • Si prefieres no permitirle la entrada a ciertas áreas de la casa, establece bien las reglas con anticipación. 
  • Llévalo a la habitación del bebé para que se familiarice con los nuevos muebles tales como las sillas altas y el corral.
  • De ser posible, consigue una cinta grabada con ruidos de recién nacidos y ponlo en el lugar donde estará el bebé para que tu mascota se acostumbre a estos sonidos.
  • Practica caminar con tu perro y una carreola para que él pueda acompañarte en los paseos con el bebé. 
  • Enséñale la diferencia entre sus juguetes y los del bebé.

Mientras el bebé está en el hospital, envuélvelo durante algún tiempo en un cobertor de tu casa. Posteriormente, otro miembro de la familia deberá llevar el cobertor a casa para que tu perro conozca el olor del bebé. 

Una vez que ha llegado el bebé:

  • Permite que tu perro salude al recién llegado. Siéntate y sostenlo firmemente en tus brazos y permite que tu perro pueda verlo y olerlo.
  • Habla con tu perro de manera serena y tranquila. No te alteres ni le grites. Si no se está comportando bien, simplemente dedica más tiempo a entrenarlo. 
  • Procura no dejarlo fuera de la habitación, esto podría provocar celos.
  • Enséñalo a acercarse al bebé de manera tranquila y suave, así como a quedarse quieto siempre que entre en la habitación. 
  • Intenta mantener la rutina que tenía antes de que llegara el bebé.
  • Asegúrate de que reciba la cantidad usual de ejercicio físico y mental, así como tu atención. 
  • Nunca dejes a tu perro solo con tu bebé! Los accidentes son posibles. Tu perro es un animal y tiene instintos y reacciones que no siempre son predecibles.  
  • Se paciente! Las primeras semanas serán un período de transición y de estrés para todos los integrantes de la familia, inclusive para el perro. Dale la oportunidad a acostumbrarse a los nuevos olores, sonidos y actividades. En unas semanas, se habrá acostumbrado y se sentirá tranquilo con el nuevo bebé. Si no, consulta a un entrenador o especialista para determinar si tu mascota tiene un problema de otro tipo.

Enseña a tu perro a querer al bebé. La mejor manera de infundarle afecto hacia tu bebé es prestarle atención en presencia de éste. Si, en cambio, sólo le prestas atención cuando no está el bebé y lo ignoras cuando está presente, tu mascota puede sentirse celosa. 
Otra buena idea es ofrecerle premios y hablarle cariñosamente mientras el bebé está cerca. Esto contribuirá a establecer un vínculo de amor ya que asociará la presencia del bebé con cosas positivas.

Con un poco de cuidado y paciencia, puedes hacer de la llegada de tu bebé un momento de alegría para la familia entera... ¡incluyendo a tu perro!

Traducido por: Sra. Carolina Delgadillo Novelo.   [CÓMO CONTACTARLA]

 
¿Sabías que...
... la fuerza que un hombre puede ejercer con sus mandíbulas a la hora de morder es de unos 24 Kg., mientras que la de un perro mediano (20 Kg. de peso) puede alcanzar los 150 Kg.?







Dile a un amigo que nos visite



¿De qué raza es Scooby Doo?
página principal Regresar a la Página Principal
ir al inicio Regresar al Inicio de Esta Página